BIOGRAFÍA

Mi foto

Gabriel Salgado es un Predicador y Cantautor Cristiano Católico, originario de la ciudad de Temuco, 9ª región de Chile. Es miembro fundador del Ministerio de Adoraciòn y Alabanza KAIROSrockatólico, que pone al servicio del pueblo de Dios encuentros y retiros de adoración y alabanza, labor desarrollada intensamente en el sur de Chile.
Su música, mensaje y ministerio están insertos dentro de un plan misterioso de Dios que está llegando a todos los rincones de America Latina.
Gabriel es además,profesor de inglès y orientador familiar. Participa en la Renovación Carismática Católica Chilena desde 1987.habiendo ocupando a lo largo de los años diversos cargos en su seno.Sus discos más recientes son "El privilegio de Adorarte" y "Aún estamos aquí".
Gabriel piensa: " Lo que el hombre no ha sido capaz de unír en el seno del cristianismo,Jesús lo hará por medio de la música".
Gabriel es un hombre de familia. Tiene 2 hijos: Felipe Andrés y Arturo Ignacio. Actualmente Gabriel y sus familia viven en Valdivia, Región XIV de los rìos y desde aquí visita diversas partes de Chile con su ministerio en respuesta a las invitaciones de comunidades cristianas del país para que les visite llevando la palabra de Dios y música.
¿Necesitas oración y apoyo?, ¿Quieres que compartamos nuestro servicio con tu comunidad?
No dudes en contacnos, escribiendonos a:
 

Semana Santa 2017

Semana Santa 2017
"KAIROSrockatólico"

Hermanos y Amigos

Photobucket

Dios te ama ¿Le amas tú?



“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, Sino en que Él nos amó a nosotros, y envió a su hijo en propiciación por nuestros pecados.” (1° de Juan 4:10).

Cuan difícil es para el ser humano aceptar el propósito Divino y comprender su entrañable amor paternal. Llegar al pleno entendimiento que no hay nada mas bueno y seguro para el creyente que dejarse guiar por EL; seguir sus pasos. Los mandamientos representan muy bien lo que sostengo.

Cuando comencé este caminar con Jesús, el aspecto que me producía mayor problemática era la aceptación de los mandamientos. Algo en mi interior se rebelaba a aceptarlos y muchas personas de mi círculo de amistades, a los que les planteaba mi pensamiento, se encargaban de reforzar este rechazo a la obediencia de ellos. La idea que gobernaba mi mente, y la de ellos, era que en forma arbitraria Dios quería imponerme y obligarme a cumplir con normas de vida retrógradas, obsoletas y arbitrarias al igual que un tirano.
Tristemente esa idea está arraigada en lo profundo de la mente y el corazón de muchísimos cristianos de la actualidad tragándose torpemente el engaño del enemigo, cuando el único propósito de Dios es que los mandamientos sean una guía que nos eviten desgracias sufrimiento inútiles en esta vida y el cumplirlos son la mejor forma de demostrarle nuestro amor con hechos, más que con palabras.
“Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió.”Jn 14:23,24
 
 
La idea que quiero que se te grabe en la mente y el corazón y que nunca la dejes salir de ahí es que nuestro Dios es un Dios de amor, nos ama desde lo profundo de su corazón y que nada ni nadie podrá cambiar eso. Ese amor ya comenzó aún antes de tu nacer. El personalmente te dice hoy: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones”. (Jeremías 1:5).

Todo pensamiento del Padre para con nosotros sus hijos es pensamiento de amor y un anhelo de que tengamos vida plena y feliz. Y si alguna vez estuvimos amarrados por las cadenas de pecado, por su amor fuimos salvados y limpiados de esa esclavitud por esa sangre carmesí del Hijo de Dios, derramada en pago por nuestra libertad en la cruz del calvario.“Aún estando nosotros muertos en pecado, nos dio vida juntamente con Cristo”. (Efesios 2:5), confirmándonos con poder y autoridad al que creyere en Él, “… El que cree en mí, aunque esté muerto vivirá”. (San Juan 11:25).
Gracias al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, por su infinita misericordia que nos hizo pasar de muerte a vida, “Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a Él, porque le veremos tal como Él es”. (1era de Juan 3:2).
Este cambio espontáneo del creyente le es una derrota demoledora a Satanás, y sus huestes infernales se ven obligadas a abrir las puertas y salir para destruir, usando astucia empaña la visión del creyente haciéndole un cristiano moderno, rebelde y desobediente, le seduce por un camino equivocado. “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin es camino de muerte”. (Proverbios 16:25)
La vida del millones de cristianos en nuestros días es semejante a la de Israel en el desierto, candente, seca, donde hubo hambre y sed; pero el ojo poderoso de nuestro Dios estuvo puestos sobre los suyos durante 4 décadas y la palabra dice:“Los sustentaste cuarenta años en el desierto; de ninguna cosa tuvieron necesidad; sus vestidos no se envejecieron; ni se hincharon sus pies”. (Nehemías 9:21).

Sin embargo los cuidados de Dios, el resultado de esa travesía, fue funesto. La dureza de sus corazones los llevó a la incredulidad y parecieron reducidos en poco; hoy cuántos cristianos se encuentran frente a la tormenta de este siglo moderno y muchos son arrastrados por las pasiones y espejismos del mundo.
Dice la Biblia, que solamente entraron aquellos que creyeron y obedecieron al llamado a poseer Canaán la tierra preservada para la descendencia de Abraham; y con mucho amor y misericordia nos dice a nosotros,“…Llamaré pueblo mío al que no era mi pueblo, y a la no amada, amada”.(Romanos 9:25). Y somos llevados por el desierto ardiente rumbo a Canaán celestial guiados, “Con columna de nube los guiaste de día, y con columna de fuego de noche, para alumbrarles el camino por donde habían de ir”. (Nehemías 9:12). Gracias Señor por enseñarnos el camino verdadero: “… Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí”. (San Juan 4:16). La senda es estrecha, escarpada, con muchos espinos, difícil de seguirla; pero la sombra del Omnipotente Dios de Israel conduce a sus hijos por medio de su palabra. “…Fiel y verdadera…”. (Apocalipsis 22:6).
Que gozo más grande inunda el alma, haciéndonos sentir su amor, su victoria redentora que nos sacaron de ese Egipto, de la esclavitud del pecado; hoy libres por gracia nos llevan a las “Bodas del Cordero”. (Apocalipsis 19:9). A la patria celestial, para darnos herencia incorruptible e incontaminada con promesa, “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”. (Apocalipsis 22:12).
Él nos amó desde el principio y nos predestinó para algo especial y nos santificó dicen las sagradas escrituras, dándonos una tarea específica para cada creyente y llevar el bendito evangelio de Jesucristo el Señor; así sufriendo los procesos grandes decimos: “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquél que nos amó”. (Romanos 8:37).
Él promete darnos victoria, porque el rescate está pagado a precio de sangre y el te dice mirándote a los ojos: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, crees también en mí”. (San Juan 14:1).
Queridos amigos y hermanos, lo que Dios el Padre busca de nosotros es que andemos en su soberana voluntad, en humildad y mansedumbre, porque Él reclama de su pueblo estas tres cualidades: obediencia, fidelidad y responsabilidad.

Es nuestro anhelo que  nuestro Dios tenga misericordia de nosotros y nos ayude a terminar victoriosos nuestro caminar por esta vida.
Amigo y hermano, déjate guiar por el Señor, practica el cumplimiento de sus mandatos y verás que la dicha llenará tu vida
Al Dios que vive y reina por los siglos y que nos ama entrañablemente, a Él sea la honra, gloria y la alabanza por siempre.
Amén.

No hay comentarios: