BIOGRAFÍA

Mi foto

Gabriel Salgado es un Predicador y Cantautor Cristiano Católico, originario de la ciudad de Temuco, 9ª región de Chile. Es miembro fundador del Ministerio de Adoraciòn y Alabanza KAIROSrockatólico, que pone al servicio del pueblo de Dios encuentros y retiros de adoración y alabanza, labor desarrollada intensamente en el sur de Chile.
Su música, mensaje y ministerio están insertos dentro de un plan misterioso de Dios que está llegando a todos los rincones de America Latina.
Gabriel es además,profesor de inglès y orientador familiar. Participa en la Renovación Carismática Católica Chilena desde 1987.habiendo ocupando a lo largo de los años diversos cargos en su seno.Sus discos más recientes son "El privilegio de Adorarte" y "Aún estamos aquí".
Gabriel piensa: " Lo que el hombre no ha sido capaz de unír en el seno del cristianismo,Jesús lo hará por medio de la música".
Gabriel es un hombre de familia. Tiene 2 hijos: Felipe Andrés y Arturo Ignacio. Actualmente Gabriel y sus familia viven en Valdivia, Región XIV de los rìos y desde aquí visita diversas partes de Chile con su ministerio en respuesta a las invitaciones de comunidades cristianas del país para que les visite llevando la palabra de Dios y música.
¿Necesitas oración y apoyo?, ¿Quieres que compartamos nuestro servicio con tu comunidad?
No dudes en contacnos, escribiendonos a:
 

Semana Santa 2017

Semana Santa 2017
"KAIROSrockatólico"

Hermanos y Amigos

Photobucket

Dones, carismas y frutos del Espíritu Santo


Amigos y hermanos: Después de haber celebrado una nuevo aniversario de Pentecostés, quiero compartir un tema que presenté el sábado 27, en la celebración de Pentecostés, fecha fundamental de la iglesia y que los católicos celebramos con mucha alegría. La llegada oficial del Espíritu Santo al seno del la iglesia naciente. Este tema tiene como objetivo aclarar qué son los dones, los carismas y los frutos del espíritu Santo. Espero contribuir con ello a aclarar dudas que ustedes pudiesen tener
El tema se titula:
Dones, carismas y frutos del Espíritu Santo
Dones del Espíritu Santo

Recurriendo al Catecismo de la Iglesia Católica, podemos ver que al hablar de "dones" se refiere a aquellos "regalos" que nos da el Espíritu Santo. Los Dones son disposiciones permanentes que hacen al hombre dócil para seguir los impulsos del Espíritu Santo.
Los dones son aquellas gracias que nos hacen vivir la vida cristiana completando y llevando a su perfección las virtudes en nuestras vidas. Estos son siete y la Iglesia se refiere a ellos como "los dones del Espíritu Santo".
Lo primero que debiéramos saber es que estos dones se recibieron en el Bautismo y son como "regalos sin abrir"; luego, en la Confirmación, volvemos a recibir una efusión del Espíritu la que nos permite desarrollarlos.
En el bautismo recibimos los 7 regalos  preciosos adornados con una hermosa cinta. En nuestra confirmación el Espíritu de Dios, saca esa cinta y está en nosotros el abrir esas cajas y disfrutar de los presentes dados por el Padre.
El Profeta Isaías anunció que el Espíritu de Dios traerá a quien le es fiel, siete preciosos regalos o dones (Is. 11,2).

Los Carismas
Etimología: del griego, charis+ma.
Char: algo que causa felicidad.  Charis: conceder gracia, favor gratuito de Dios.
Ma: es el objeto y el resultado de una acción.
"charisma": el resultado de haber recibido el charis (don de Dios).
Además de los dones, el Espíritu Santo nos da "carismas", de los que habla San Pablo: "Hay diversidad de carismas, pero el Espíritu es el mismo; diversidad de ministerios, pero el Señor es el mismo; diversidad de operaciones, pero es el mismo Dios que obra en todos. A cada cual se le otorga la manifestación del Espíritu para provecho común..." (I Corintios 12:4-13).
 Los carismas son como herramientas que se pueden usar para bien o para mal, o dejar olvidadas.. Ya que Dios nos creó libres, los carismas se pueden usar bien o mal.

¿Sólo los Santos tienen acceso a los carismas?
No son condición ni garantía de santidad. No es más santo el que tenga mayores carismas y estos se reciben de manera independiente de los méritos del individuo, y no son requisitos para su salvación (1 Corintios 12,11).
Un carisma es un don, no es una señal de santidad, o de mayor unión con Dios (1 Corintios 13,1). Se puede dar el caso de alguien que tenga grandes dones - como el don de la palabra, sanación, lenguas, etc. pero no viva en gracia, como fue el caso del hijo pródigo que partió de la casa paterna a malgastar los bienes entregados por él.
No es más santo el que tenga mayores carismas. Pero si es verdad que los santos se caracterizan por el buen uso de los carismas porque los ponen al servicio de la Iglesia motivados por el amor.
El Espíritu Santo los concede a quien quiere y cuando quiere. (1 Cor 12,11). Se encuentran en todo tiempo y lugar.

                                ¿Cuál es la naturaleza de los carismas?
Los carisma son de origen sobrenatural concedidos por Dios a determinadas personas.
Son un don del Santo Espíritu para ayudar a la Iglesia. (1 Corintios 12, 7). Son útiles para la misión y por lo tanto no son ni privados (para uso egoísta, personal),  ni son superfluos.
No puede uno ni atraerlo ni retenerlo sin la concesión del Espíritu (1 Corintios 14, 28- 32).
 Los carismas se pueden distribuir en tres grupos:
1. Carismas de la mente: Sabiduría, Ciencia, Discernimiento de Espíritus.
2. Carismas de acción: Milagros, Sanaciones, Fe (de la que mueve montañas).
3. Carismas de la lengua: Profecía, Lenguas, Interpretación de lenguas. (1Cor.12:8-10). 

Los 9 carismas
Carisma de Sabiduría - Es el primero que señala Isaías, y el primero que señala aquí San Pablo, y es el más importante. La sabiduría es más valiosa que el oro y la plata, es el don de conocer los misterios maravillosos de Dios, su amor, su grandeza, su preocupación por nosotros.
Carisma de Ciencia - Es algo de lo muchísimo que Dios conoce que lo da a saber a una persona, a la que él quiera. Es conocer algo del presente, del pasado o del futuro, que nadie lo puede saber, que no se puede aprender en ningún libro.
Carisma de Fe - Esa fe que mueve montañas. La dinamita más potente que conoce la humanidad, que mueve las montañas del odio y de los celos, que desata las cadenas de las drogas y del alcohol, que sana enfermos incurables, que arregla matrimonios que ningún abogado puede solucionar, que resucita muertos.
Carisma de Sanaciones - Este carisma trata de sanar física e interiormente, con el poder del Espíritu de Dios. Este don lo deben tener todos los que predican la palabra de Dios, porque así lo prometió el mismo Jesús: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura... A los que creyeren les acompañarán estas señales... pondrán las manos sobre los enfermos y estos se sanarán (Marcos 16:15-19).
Carisma de Milagros - El Carisma de Milagros es el don de hacer milagros. Lo prometió Jesús también: En verdad en verdad os digo que el que cree en mi, ese hará también las obras que yo hago, y las hará mayores que éstas (Juan 14:12). Parará las tempestades y andará sobre las aguas, y multiplicará los panes y los peces, y resucitará muertos. ¡Y más que esto promete Jesús!
Carisma de Profecía - La profecía es hablar a los hombres de parte de Dios, y nos anima San Pablo a que aspiremos sobre todo al don de profecía (1 Cor. 14:1), y la define así: El que profetiza habla a los hombres para su edificación, exhortación, y consolación (1 Cor.14:3).
Carisma de Discernimiento de Espíritus - Es el don de diferenciar lo que viene del bien y el mal. Éste se necesita mucho en los últimos tiempos, porque hay muchos falsos profetas y Mesías. 
Carisma de Lenguas - Es el don de hablar en la lengua que el Espíritu Santo quiera. El que habla en lenguas habla a Dios, no a los hombres, pues nadie le entiende, diciendo su espíritu cosas misteriosas (1 Cor. 14:2). Sirve para la edificación de la persona.
Carisma de Interpretación de Lenguas - Cuando uno habla en lenguas no entiende lo que dice, ni ningún otro, a excepción del que Dios le ha dado el don especial de poder entender e interpretar lo que el hermano oró o cantó en lenguas.

Diferencia entre Dones y Carismas

Dones:regalos permanentes de Dios para cada uno de sus hijos que hacen al hombre más fácil seguir los impulsos del Espí­ritu Santo y hacer la voluntad del Padre.
El Espí­ritu Santo nos los da para nuestra santificación y salvación, todos los tenemos desde el bautismo.
Los Carismas son gracias especiales muchas veces temporales del Espí­ritu Santo dados para la edificación de la iglesia, el bien de los hombres y las necesidades del mundo.

Pueden ser otorgadas sólo para situaciones especiales.
No son otorgados para la salvación o santificación, y pueden darse también fuera de la iglesia.

Frutos del Espíritu Santo
Los "frutos" son perfecciones que forma en nosotros el Espíritu Santo como primicias de la gloria eterna. La tradición de la Iglesia enumera doce:
1. Caridad: El acto de amor de Dios y del prójimo.
2. Gozo espiritual: El que nace del amor divino y bien de nuestros prójimos.
3. Paz: Una tranquilidad de ánimo, que perfecciona este gozo.
4. Paciencia: Sufrimiento sin inquietud frente a la adversidad; moderar los excesos de tristeza.
5. Longanimidad o Perseverancia: Firmeza del ánimo en sufrir, esperando los bienes eternos. Impide el aburrimiento o la pena que provienen del deseo del bien que se espera o de la lentitud o duración del mal que se sufre.
6. Bondad: Dulzura y rectitud del ánimo; inclinación que lleva a ocuparse de los demás y a que participen de lo que uno tiene.
7. Benignidad:Ser suave y liberal, sin afectación ni desabrimiento. Manejar a los demás con gusto, cordialmente, con alegría.
8. Mansedumbre:Refrenar la ira y tener dulzura en el trato.
9. Fe:Exacta fidelidad en cumplir lo prometido.
10. Modestia: La que modera y regula en el hombre sus acciones, palabras, sus gestos.
11. Continencia o Templanza: La que modera los deleites de los sentidos.
12. Castidad: La que refrena los deleites impuros.

  Amigo, hermano no esperes mas. Es momento que abras los regalos que el Padre tiene para ti. Te invitamos orar diciendo:
Padre,en esta hora te ruego que abras en mi vida los dones del Espíritu Santo.
Eterno Padre, en nombre de Jesucristo acepto para mí todos esos regalos que me diste el día de mi bautismo sin pedirme nada a cambio. Envía hoy a mi corazón al Espíritu Santo.
Ven, Espíritu Santo, y dame el don de Sabiduría.
Ven, Espíritu Santo, y dame el don de Entendimiento.
Ven, Espíritu Santo, y dame el don de Consejo.
Ven, Espíritu Santo, y dame el don de fortaleza.
Ven, Espíritu Santo, y dame el don de Ciencia.
Ven, Espíritu Santo, y dame el don de Piedad.
Ven, Espíritu Santo, y dame el don del Santo Temor de Dios
Te lo ruego, en el nombre de Jesús mi Salvador.
Amén.

El secreto.wmv ( sample de un tema que irá en nuestro próximo cd)




 El Secreto




De muchas maneras Dios nos ha señalado el camino que nos conduce al centro de su corazòn màs, hemos errado el camino o ¿no le hemos creìdo?


"El Señor es mi Pastor, nada me faltará."


Amigos y hermanos: en esta semana en que el mundo nos hace recordar a nuestras madres, me viene a la mente con una fuerza increíble los consejos constantes de mi mamita que me invitaban, desde mi más tierna infancia, a mantener una fé absoluta en el creador. ¿Cómo no recordar sus palabras que me invitaban a poner toda mi confianza en Dios, porque en su vida ella había comprobado innumerables veces su presencia, su actuar y su pródigo amor de Padre? Un día me habló del salmo 23 y me dijo que su contenido era tan verdadero como la vida misma. Desde entonces, y a lo largo de mi vida, cada vez que la duda toca la puerta de mi alma  vuelvo a recorrer sus líneas y la fe en la fidelidad del Señor para conmigo brota como renuevo en primavera.
El dice así:
“Yahvé es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me pastoreará. Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia  por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en la casa de Yavéh moraré por largos días.”

Años más tarde le encontré su complemento perfecto en el salmo 91 que nos dice:

“El que habita al abrigo del Altísimo Morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Yavéh: Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, De la peste destructora. Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad. No temerás el terror nocturno, Ni saeta que vuele de día, Ni pestilencia que ande en oscuridad, Ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil, Y diez mil a tu diestra; Mas a ti no llegará. Ciertamente con tus ojos mirarás Y verás la recompensa de los impíos. Porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, Al Altísimo por tu habitación, No te sobrevendrá mal, Ni plaga tocará tu morada. Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, Que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, Para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás; Hollarás al cachorro del león y al dragón. Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré; Le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre. Me invocará, y yo le responderé; Con él estaré yo en la angustia; Lo libraré y le glorificaré. Lo saciaré de larga vida, Y le mostraré mi salvación.”

 Qué palabras más llenas de esperanza. Qué sublime  paz es la que embarga a quién las lee con corazón abierto. Estas son palabras profundas, repletas de amor y fidelidad del creador por quién le cree y camina con EL.  

 Ahora, frente a tanto rumor de terremoto en nuestra patria, frente a tanta violencia, frente a tanta injusticia, incomprensión y dolor que a veces hacen mi confianza trastabillar, tomo mi biblia y estos salmos despiertan, brillan, me inundan y recobrando las fuerzas me hacen decir  a los cuatro vientos y a quién me quiera escuchar que manifiesto mi absoluta fe en Dios Padre, en Jesús, mi Señor, y en ti mi dulce Espíritu Santo. Ustedes, por su gran fidelidad, no permitirán que nada malo me pase ni a mí ni a mis seres queridos, ni a los miles de hijos tuyos repartidos a lo largo y ancho de nuestra patria. Aunque el mundo se derrumbe a mis pies yo te dijo: " Jesucristo, yo confío en ti".

¿ Y tú hermano, en quién o en qué tienes puesta hoy tu confianza?

Carta de Amor del Padre Dios para ti


 Carta de Amor del Padre Dios para ti:

 

Amigo y hermano: Con mucha alegría quiero dejar ante tus ojos, una carta que el Padre Dios te envía hoy y que nace de lo profundo de su amoroso corazón. No importa en la situación que te encuentres ahora. Lee lo que en sus líneas quiere decirte y regocíjate de ser su hijo (a) amado(a).

Hijo(a) mío(a):
Es probable que no me conozcas, pero yo te conozco perfectamente bien... Salmos 139.1
Sé cuando te sientas y cuando te levantas... Salmos 139.2
Todos tus caminos me son conocidos... Salmos 139.3
Pues aún tus cabellos están todos contados... Mateo 10.29-31
Porque fuiste creado a mi imagen... Génesis 1.27
En mi vives, te mueves y eres… Hechos 17.28
Porque linaje mío eres... Hechos 17.28
Antes que te formase en el vientre, te conocí… Jeremías 1.4-5
Fuiste predestinado conforme a mi propósito… Efesios 1.11-12
No fuiste un error... Salmo 139.15
En mi libro estaban escritos tus días… Salmos 139.16
Yo determiné el momento exacto de tu nacimiento y donde vivirías… Hechos 17.26
Tu creación fue maravillosa… Salmos 139.14
Te formé en el vientre de tu madre… Salmos 139.13
Te saqué de las entrañas de tu madre… Salmos 71.6
No estoy enojado ni distante de ti; soy la manifestación perfecta del amor… 1 Juan 4.16
Y deseo derramar mi amor sobre ti... 1 Juan 3.1
Simplemente porque eres mi hijo y yo soy tu padre… 1 Juan 3.1
Te ofrezco mucho más de lo que te podría dar tu padre terrenal… Mateo 7.11
Porque soy el Padre perfecto… Mateo 5.48
Todas cosas buenas que recibes vienen de mi… Santiago 1.17
Porque yo soy tu proveedor que suple tus necesidades… Mateo 6.31-33
Mi plan para tu futuro está lleno de esperanza… Jeremías 29.11
Porque te amo con amor eterno… Jeremías 31.3
Mis pensamientos sobre ti se multiplican más que la arena en la orilla del mar…
Salmos 139.17-18
Nunca me cansaré de hacerte bien… Jeremías 32.40
Tú eres mi especial tesoro… Éxodo 19.5
Deseo afirmarte de todo corazón y con toda mi alma… Jeremías 32.41
Y te quiero enseñar cosas grandes y ocultas que tú no conoces… Jeremías 33.3
Me hallarás, si me buscas de todo corazón… Deuteronomio 4.29
Deléitate en m í y te concederé las peticiones de tu corazón… Salmo 37.4
Yo puedo hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pides o entiendes… Efesios 3.30
Soy el Padre que te consuela en todos tus problemas… 2 Corintios 1.3-4
Cuando tu corazón está quebrantado, yo estoy cerca de ti… Salmos 34.18
Como el pastor lleva en sus brazos a un cordero, yo te llevo cerca de mi corazón… Isaías 40.11
Un día enjugaré toda lágrima de tus ojos… Apocalipsis 21.3-4
Y quitaré todo el dolor que has sufrido en esta tierra… Apocalipsis 21.3-4
Yo soy tu Padre, y te he amado como a mi hijo, Jesucristo… Juan 17.23
Porque te he dado a conocer mi amor en Jesús… Juan 17.26
Él es la imagen misma de mi ser... Hebreos 1.3
Él vino a demostrar que yo estoy a tu favor y no contra ti… Romanos 8.31
Y para decirte que no tomaré en cuenta tus pecados… 2 Corintios 5.18-19
Porque Jesús murió para reconciliarnos... 2 Corintios 5.18-19
Su muerte fue nuestra máxima expresión de amor por ti… 1 Juan 4.10
Entregué todo lo que amaba para recuperar tu amor… Romanos 8.31-32
Si recibes en tu vida a mi Hijo Jesucristo, me recibes a mí… 1 Juan 2.23
Y nada te podrá volver a separar de mi amor… Romanos 8.38-39
Vuelve a casa y participa en la fiesta más grande que el Cielo ha celebrado… Lucas 15.7
Siempre he sido y por siempre seré tu Padre… Efesios 3.14-15
Mi pregunta es... ¿Quieres ser mi hijo? Juan 1.12-13
Aquí te espero…
Lucas 15.11-32

Con amor, tu Padre:

Dios Todopoderoso.