BIOGRAFÍA

Mi foto

Gabriel Salgado es un Predicador y Cantautor Cristiano Católico, originario de la ciudad de Temuco, 9ª región de Chile. Es miembro fundador del Ministerio de Adoraciòn y Alabanza KAIROSrockatólico, que pone al servicio del pueblo de Dios encuentros y retiros de adoración y alabanza, labor desarrollada intensamente en el sur de Chile.
Su música, mensaje y ministerio están insertos dentro de un plan misterioso de Dios que está llegando a todos los rincones de America Latina.
Gabriel es además,profesor de inglès y orientador familiar. Participa en la Renovación Carismática Católica Chilena desde 1987.habiendo ocupando a lo largo de los años diversos cargos en su seno.Sus discos más recientes son "El privilegio de Adorarte" y "Aún estamos aquí".
Gabriel piensa: " Lo que el hombre no ha sido capaz de unír en el seno del cristianismo,Jesús lo hará por medio de la música".
Gabriel es un hombre de familia. Tiene 2 hijos: Felipe Andrés y Arturo Ignacio. Actualmente Gabriel y sus familia viven en Valdivia, Región XIV de los rìos y desde aquí visita diversas partes de Chile con su ministerio en respuesta a las invitaciones de comunidades cristianas del país para que les visite llevando la palabra de Dios y música.
¿Necesitas oración y apoyo?, ¿Quieres que compartamos nuestro servicio con tu comunidad?
No dudes en contacnos, escribiendonos a:
 

Semana Santa 2017

Semana Santa 2017
"KAIROSrockatólico"

Hermanos y Amigos

Photobucket

Jesús calma la tempestad

Jesús calma la Tempestad Texto: Marcos 4:35-41: «Ese día al anochecer, les dijo a sus discípulos: —Crucemos al otro lado. 36 Dejaron a la multitud y se fueron con él en la barca donde estaba. También lo acompañaban otras barcas.37 Se desató entonces una fuerte tormenta, y las olas azotaban la barca, tanto que ya comenzaba a inundarse.38 Jesús, mientras tanto, estaba en la popa, durmiendo sobre un cabezal, así que los discípulos lo despertaron. —¡Maestro! —Gritaron—, ¿no te importa que nos ahoguemos? 39 Él se levantó, reprendió al viento y ordenó al mar: —¡Silencio! ¡Cálmate! El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo. 40 —¿Por qué tienen tanto miedo? —dijo a sus discípulos—. ¿Todavía no tienen fe? 41 Ellos estaban espantados y se decían unos a otros: —¿Quién es éste, que hasta el viento y el mar le obedecen?» Introducción: Una tormenta en el mar es algo bien impresionante. Pero hay tormentas que azotan a la vida de toda persona que son tan impresionante como la encontrada en el mar Esta historia muestra que nuestro SALVADOR no solamente tenía autoridad para sanar los cuerpos de los enfermos y resucitar muertos, sino que toda la naturaleza estaba sujeta a Él. Esto prueba que el CRISTO DIVINO es SEÑOR de la Naturaleza. El lago de Galilea era famoso por sus tempestades. Se producían inesperadamente y tan de pronto que sorprendían y aterraban. La tormenta estaba azotando con tanta fuerza, que el barco comenzaba a hundirse. Hay dos cosas que tenemos que ver en cuanto a la tormenta: a. La Tormenta que azotaba. — Las circunstancias habían cambiado y todo parecía que iba a perecer. El viento de la adversidad azota de diferentes maneras. Sí, tal vez no estemos en el mar en medio de una tormenta, pero es muy probable que tormentas de problemas y de adversidad ataquen la vida de uno. Los negocios fallan y la gente queda desempleada. La enfermedad, o la muerte vienen a destruir. Todas son circunstancias que han azotado al ser humano por siglos. b. Las olas adentro del barco. — Un barco en el mar puede aguantar una tormenta, pero cuando el mar entra en el barco, la esperanza se fuga. Podemos usar el ejemplo de cuando la desesperanza y las dificultades llegan hasta el punto de invadir el alma del cristiano, toda esperanza de seguridad desaparece y viene la desesperación, la angustia, nos sentimos a punto de zozobrar. Así estaban los discípulos. ATERRADOS!!! Y ¿Qué hacia nuestro buen JESÚS? Dormía plácidamente. Estaba cansado y se había quedado dormido. Hay algo fundamental debemos observar en cuanto a esta Paz de nuestro SEÑOR y que nos deja una gran enseñanza. El que JESÚS estuviera dormido en medio de una tormenta tan fuerte, sugiere para nosotros su más absoluta confianza en su padre celestial. Ejemplo digno de ser imitado, ahora que lo tenemos sentado a la diestra del Padre, revestido todo El de poder, gloria y majestad. JESUCRISTO es Dios y debemos tener confianza en Él. El Salmo 3:5 dice; «Me acuesto tranquilo y me duermo enseguida por que sólo tú señor me haces vivir confiado.»ii. Proverbios 3:24 dice: «Al acostarte, no tendrás temor alguno; te acostarás y dormirás tranquilo”. Los discípulos aterrados preguntan a Jesús — “¡Maestro! —gritaron—, ¿no te importa que nos ahoguemos?” dice el Texto que hemos leído en Marcos. Mateo 8:25 dice: “¡Señor —gritaron—, sálvanos, que nos vamos a ahogar!”. Lucas 8:24 dice: “—¡Maestro, Maestro, nos vamos a ahogar! —gritaron.” Lo anterior nos muestra que todos gritaban a la misma vez. El miedo se había apoderado de ellos, olvidando algo fundamental: Olvidaron que con ellos estaba el mismo Hijo de Dios. El que JESUCRISTO durmiera tranquilo en medio de la tormenta, nos muestra una conciencia tranquila y confianza absoluta en su Padre; y por parte de los discípulos falta de fe, terror frente a la muerte que viene de un alma que no está reconciliada Dios y que tiene asuntos que resolver con ella misma y con sus hermanos. Peleas, envidias, faltas de perdón, pecados, soberbias, obstaculizan el fluir de la paz de Dios en la vida de la persona dejándola expuesta a los devenires de la vida. Pero lo que domina toda la escena, es el recurso unánime de los pobres discípulos a Aquel único que podía salvarlos. Eso nos hace recordar a 1 Pedro 5:7 «Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes.» Y jesús no se hace esperar, con voz llena de autoridad dice a los elementos — “¡Silencio! ¡Cálmate! El viento se calmó y todo quedó completamente tranquilo”. ¡Qué Majestad la de nuestro SEÑOR! Él ordena al viento y a la tormenta, y hay una calma instantánea. Lo que nos deja el texto de hoy es: a. Él no solamente remueve la causa de nuestros males, sino que también remueve el efecto negativo que estos provocan. b. Hermano(a) sólo El tiene el poder para salvarte de las tormentas e inseguridades que están azotando la barca de tu vida y la de los tuyos el día de hoy. ¿Como conseguirlo su socorro inmediato? a. Reconciliarnos con Él y con quienes tenemos faltas de perdón. (sacramentos) b. Mantenernos firmes en la oración. c. Tenerle fè a El y a su palabra. La fé es un don y si sientes que la tuya es poca pídele a Dios que haga crecer la tuya y El lo hará Romanos 8:1-2 dice: “Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, 2 pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y de la muerte.” Conclusión: Hermanos, hay muchas tormentas que azotan nuestras vidas el día de hoy. Si sientes que los vientos y las aguas amenazan hoy tu barca hasta casi hacerla zozobrar, te invitamos a que des un paso de Fe. ¿Te aflige alguna tormenta en esta noche? Nuestro SEÑOR JESUCRISTO es el mismo ayer y hoy y por los siglos y está dispuesto a traer la calma a la barca de tu vida. Oremos. Gabriel